Fantasía - Sexual

Comparte experiencias y pensamientos de índole erótico y sexual con el fín de liberarnos de tabúes y taras que la sociedad nos ha impuesto, con el fín de vivir una vida mas plena sin prejuicios ni sentimientos de culpa.

My Photo
Name:
Location: Lima, Peru

Monday, July 03, 2006

Retomando la narración del bus, la situación era que me encontraba ya en la oscuridad de la noche y acariciando a la chiaca que estaba a mi lado izquierdo con mi mano próxima a ella. Recorría sus piernas y por un momento quise acariciar su tesoro escondido; pero ella, justamente lo tenía guardado entre sus manos y piernas. Ello significaba que no me lo quería dar; pero sin embargo, tampoco hacía ningún ademán para que retire mi mano que la acariciaba. Entonces seguí en ese plan, Hasta que nos aproximamos a una parada de descanso y encendieron las luces interiores del bus. Tuve que guardar mi compostura y al rato ya todos estaban bajando para estirar las piernas, tomar o comer algo , o hacer sus necesidades. La chica también bajó junto con su padre quien había estado sentado justo detrás de nosotros. Yo también bajé; pero solo para estirar las piernas. Veía a la chica un poco a lo lejos que conversaba con su padre mientras tomaba una gaseosa. la notaba con un cierto rubor producido tal vez la calentura de la excitación. Luego de unos minutos, todos los pasajeros subimos nuevamente al bus y éste reanudó su marcha. La chica volvió a su asiento al lado mío y luego de un corto trecho en que el bus reingresó a la carretera, el chofer apagó las luces del interior. Poco tiempo después, estaba otra vez Yo acariciando a la chica de al lado. No pasó más de media hora cuando el chofer nuevamente prendió las luces interiores por que nos acercábamos a un distrito poblado, que era un paradero obligado; pero no el final. Nuevamente , me tuve que recomponer en mi asiento; pero esta vez la chica de al lado se levantó de su asiento y me pidió permiso para salir al corredor. Mientras el bus se acercaba a su paradero, la chica iba sacando su maletín que había colocado en el compartimento que estaba encima de los asientos. Fué sorpresivo para mí, por que Yo pensaba que ella se dirigía al mismo destino final que Yo. Tal vez si ella hubiera continuado el viaje, le habría buscado conversación para ver si pudiera haber habido algo más entre nosotros que aquél furtivo y excitante encuentro anónimo; pero todo quedó allí nomás. Yo no dije nada y ella y su padre bajaron del bus. Nunca más la volví a ver; pero quedó en mi memoria el recuerdo imborrable de lo que vivímos furtivamente una noche de verano.

Sunday, May 28, 2006

Como seguía contando, no recuerdo bien si en el momento en que Yo compré mi boleto, el asiento de mi costado estaba ya comprado o no. Pues la chica que ocupó el asiento del lado, como dije, viajaba con su padre como me enteré al escucharla cuando se dirigía a él al acomodar su equipaje en el anaquel que estaba encima de los asientos. Si ella compró su pasaje antes que Yo lo lógico sería que hubiera comprado los dos asientos juntos ¿no? ; pero si por otro lado Yo compré primero mi asiento, creo que hubiera escogido el lado de la ventana. Bueno, el asunto es que la chica se sentó a mi lado y su padre ocupó un asiento detrás del nuestro. Cuando todos los pasajeros terminaron de acomodarse en sus asientos, el bus partió y sin niguna novedad continuaba el viaje, hasta que como a los 20 minutos de camino y cuando ya estábamos en la carretera, la chica comenzó a tocarme con su pierna derecha mi pierna izquierda. Yo estaba sentado bien centrado en mi asiento, sin que se me pasara por la cabeza ningún intento de tocamiento a la chica y menos sabiendo que su padre estaba sentado detrás de nosotros. Además en los buses interprovinciales los asientos son lo suficientemente anchos como para que haya contactos indeseados. Tampoco era que por el movimento del bus se produjera un toque casual de ella, por que su toque fué muy premeditado y era como si me pasara la voz para que le tome atención. En realidad Yo era y sigo siendo mas bien tímido y no soy ningún conchudo; pero tampoco creo que soy un hombre de piedra o un idiota que si hay una oportunidad la vaya a rechazar. Entonces le seguí el juego acercando mi pierna a la suya llegando a excitarme tanto al punto que además como ya oscurecía me atreví a empezar a tocar su cuerpo con una mano, amparado por la oscuridad de la noche.

Friday, May 26, 2006

Un caso similar pero bajo otras circunstancias se me presentó cuando ya era adulto y residía fuera de Lima. El caso es que tenía que viajar a menudo entre Lima y provincia, por lo que viajaba en bus interprovincial frecuentemente. En una de esas oportunidades y como Yo viajaba siempre solo, me ubiqué en un asiento que daba al corredor, dejando el de la ventana vacío.Conforme subían los pasajeros, se iba llenando el bus hasta que una chica de unos 16 años aproximadamente, me pidió permiso para ocupar el asiento del costado. Estábamos en el paradero inicial y todos habíamos comprado el boleto y escogido su ubicación previamente. No recuerdo si cuando Yo compré el boleto el asiento de al lado ya estaba ocupado o no. Esto puede parecer trivial; pero como luego me entero que la chica no viajaba sola si no con su padre, esto me ha dado que pensar por mucho tiempo por lo que luego pasaré a contar.

Thursday, May 25, 2006

Emet Gaud

Una de las fantasias sexuales que rondan por mi cabeza, es una de las primeras que tuve físicamente en mi pubertad y que seguramente todo hombre lo ha experimentado alguna vez en nuestras calles de Lima o incluso en otras tantas ciudades del primer mundo en donde se producen amontonamiento de personas en los servicios de transporte masivo. Sucedió cuando era estudiante de secundaria y tenía que viajar todos los dias en ómnibus para ir al colegio. Tendría como 14 o 15 años y en esa oportunidad el bus iba repleto al punto que todos estaban apretujados unos contra otros. El caso fué que en un momento, sin saber cómo, delante mío había una dama digamos de unos 20 años a la que por el constante movimiento de parada y arranque del bus rozaba mi delantera con sus nalgas. Esto fué una experiencia de éxtasis, fué la primera vez que tuve una erección con el contacto con una mujer y sé que ella también lo disfrutó por que en ningún momento hizo algún ademán de querer retirarse de esa situación y mas bien se mantenía en esa posición. Quería que el bus no llegara nunca a mi destino. Fué una liberación de endorfinas bárbara el sentir el roce de sus nalgas con mi pene que ya estaba erecto y en medio de una situación en la que desconoces totalmente a la otra persona y sin poder hacer nada más que mantener ese tocamiento, por miedo a cómo iniciar una relación bajo esas circunstancias y también a ser mal vistos por otros pasajeros que se den cuenta de la situación en curso. Lamentablemente y como tuvo que ser el bus llegó a mi destino y tuve que bajarme dejándome una gran incógnita. ¿Pude haber hecho algo para conocer y empezar una relación con esa mujer?

Hay un tema que es tabú o mal venido a menos por nuestra sociedad de cultura hipócrita con respecto a la moral y al sexo.Esto lo podemos ver todos los dias desde nuestras autoridades políticas, religiosas y hasta la gente común de la calle que se escandalizan viendo la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio.La cultura de la doble moral. Rompamos los tabúes y mitos para vivir una vida mas plena y rica en experiencias, que al final es lo único que nos quedará rondando en la hora de nuestra muerte.La vida es una experiencia personal nacemos solos y moriremos solos. Lo único que nos acompañará en la hora de nuestra muerte serán nuestras propias experiencias y no la de los otros. Es por ello, que como una forma de ampliar nuestro horizonte vivencial sin las trabas y taras de los prejuicios sociales he creado este blog para compartirlo con aquellos que tengan algún interés en este tema.